~ All prices in Canadian Dollars! ~ Free Shipping on orders over $49 ~

Yes, I Know So! (ATS) (Spanish, Pack of 25)

Crossway

9781682162804

Como doctor por 33 años con especialización en medicina clínica y medicina nuclear, yo les recomendaba a mis pacientes hacerse exámenes físicos anualmente. Muchos confirmaban estar en excelente salud. Pero al pasar el tiempo, algunas veces me llamaban al cuarto de urgencias para examinar a uno de mis pacientes con una emergencia aguda, ya sea un ataque cardiaco, un accidente o algún otro problema físico. Tales pacientes estaban a menudo temerosos y ansiosos al pensar que la muerte pudiera estar tan cerca.

Después de tratar el problema médico, escuchaba a algunos admitir que habían oído del cristianismo por la radio o el televisor, pero rara vez leían la Biblia, oraban o asistían a la iglesia. Vivían vidas moralmente buenas, haciendo buenas obras y dando a organizaciones de benficencia, pero no sentían la paz de Dios.

Les preguntaba frecuentemente, "¿Crees con certeza que entrarás al cielo si es que mueres inesperadamente?" La respuesta típica era "Creo que sí," o "Espero que sí". Algunos contestaban "Sí, lo sé, pues he confiado en el Señor Jesucristo y tengo paz con Dios. Estoy preparado para ir al cielo".

¿Alguna vez te has preguntado cómo puedes saber con certeza si tienes vida eterna, paz con Dios y si estás preparado para entrar al cielo?

Todos los doctores tienen textos de medicina escritos por autoridades para asistirles al hacer una diagnosis correcta y para dar el tratamiento apropiado. La humanidad también tiene un manual privisto por la autoridad espiritual suprema, Dios. La Biblia nos enseña cómo conocer a Dios, cómo vivir una vida con propósito que le agrade y cómo pasar la eternidad en el cielo.

La Biblia también declara que todos tenemos una condición espritual fatal, "pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios....Porque la paga del pecado es muerte" (Romanos 3:23; 6:23). Tal como un paciente enfermo gravemente debe buscar cuidado médico para evitar la muerte, así también debemos buscar una solución a nuestra condición pecaminosa o moriremos en nuestros pecados sin Dios.

Afortunadamente, Dios ha provisto una cura al mandar a su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz para limpiarnos de nuestros pecados. "Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8). El Hijo de Dios, sin pecado ni mancha, tomó tu condena para que Dios pudiera perdonar tus pecados justamente y darte vida eterna. Tres días después de su crucifixión, Cristo resucitó, comprobando que había pagado el castigo completo por todos nuestros pecados.

El Siguiente Paso

Necesitas, por fe, confiar en Jesucristo como tu salvador a fin de pertenecer a la familia de Dios. La Biblia lo describe de esta manera: "que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo" (Romanos 10:9-10).

"Porque todo el que invoque el nombre del Señor será salvo" (Romanos 10:13). Si clamas a Jesucristo con fe como tu salvador del juicio que mereces, serás salvo. Nadie está excluido. Esto te asegura que ahora sí estás listo para conocer a Dios en el cielo. Ya no existe el "tal vez" o "espero que sí" o "creo que sí", solo el "¡Sí, lo sé!"

¿Qué te detiene hoy de poner tu confianza en Jesucristo? La Biblia dice, "Este es el momento propicio de Dios; ¡hoy es el día de salvación!" (2 Corintios 6:2). Le puedes decir en tus propias palabras o usar esta oración como una guía.

Querido Jesús,
Libremente admito que soy un pecador. Creo que eres el Hijo de Dios quien murió y resucitó para ser perdonado de todos mis pecados. Hoy clamo a ti en fe y te acepto como mi salvador. ¡Gracias por hacer posible la paz con Dios el Padre, por el regalo de la vida eterna, y por un futuro hogar en el cielo!

Si esas palabras expresan tu fe en Jesucristo, resultarán tres cambios positivos:

1. Puedes decir, " que tengo vida eterna basándome en la autoridad de la palabra de Dios".
"Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna" (1 Juan 5:13).

2. Tienes paz con Dios.
"En cosecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1).

3. Has pasado de muerte espritual a vida eterna...¡Esa vida comienza ahora!
"Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida" (Juan 5:24).

Estas son algunas sugerencias para ayudarte a fortalecer tu nueva relación con Dios:

  • Inmediatamente dile a alguien cercano acerca de tu fe en Jesucristo.
  • Lee la Biblia diariamente, es el manual para nosotros de parte de Dios.
  • Ora frecuentemente, la oración es simplemente hablar con Dios.
  • Busca amistades Cristianas en uan iglesia donde enseñan la Biblia como la verdad de Dios.
  • Memoriza versículos de la Biblia, comenzando con los que encuentras en este tratado. 

Collections: FEED_BEST, Spanish

Category: Crossway Books

Type: ZZZ-Displays/Other




Related Items